Continúa la maldición de El Plantío (76-61)

La maldición de El Plantío sigue viva para Planasa Navarra, que volvió a caer en la pista burgalesa ante el San Pablo Inmobiliaria (76-61). Un mal segundo cuarto condenó a los navarros, quienes a partir de entonces remaron contra corriente sin conseguir la remontada.

Planasa Navarra acudía a Burgos con la intención de ganar por primera vez en El Plantío. Espoleados por las buenas sensaciones ofrecidas en los últimos partidos, a pesar de los malos resultados, los de Sergio Lamúa realizaron un buen primer periodo, pero se vinieron abajo en el segundo para terminar firmando una nueva                                                                      derrota en una pista que históricamente se les atraganta.

Aunque los primeros minutos no fueron buenos, con San Pablo Inmobiliaria abriendo distancias liderado por un acertado Javi Vega (11-5), el equipo verde reaccionó mediado el primer acto para ponerse por delante con un parcial de 2-9 (13-14). Dos buenas acciones de los locales justo antes de la bocina dejaron el marcador en 17-14 en el primer parón, sin que nada hiciese presagiar el descalabro que se avecinaba.

Y es que el buen trabajo del cuadro navarro en el primer acto se fue al traste en un segundo periodo horrible. Los de Lamúa mostraron una cara desconocida hasta el momento, imprecisos en ataque y, lo más preocupante, endebles y faltos de intensidad en defensa. El rival jugó a placer durante más de cinco minutos, abriendo brecha en el marcador a base de triples -cuatro casi consecutivos- y firmando un parcial de 24-7 antes del descanso que ponía el encuentro muy cuesta arriba para Planasa Navarra (41-21).

El partido terminó ahí. La segunda mitad fue un quiero y no puedo de los visitantes ante un San Pablo Inmobiliaria que, sin alardes, se dedicó a mantener su holgada renta. Es verdad que los verdes mejoraron ostensiblemente, tanto en tareas defensivas como en intensidad, pero a pesar de sacar a relucir su caracter y su gen competitivo no gozaron del acierto suficiente ante el aro rival como para meterse de nuevo en la pelea. Así, las diferencias en el marcador se mantuvieron siempre en torno a los 15 puntos.

En cuanto Planasa Navarra reaccionaba y recortaba distancias, los de Diego Epifanio ‘Epi’ aceleraban otra vez para volver a marcharse. Así, a arreones, funcionó el cuadro navarro en los dos últimos cuartos. El tercer acto concluyó 55-40, y aunque 5 puntos seguidos de Quique Garrido hicieron soñar a los visitantes nada más empezar el último periodo (57-45), el partido llevaba decidido un buen rato.

Un triple de Joaquín Bonhome puso el 76-61 final. Hay que hacer borrón y cuenta nueva para centrarse en el partido del próximo viernes ante Amics Castelló en el pabellón Anaitasuna (20.30 horas). Toca recuperar el buen juego y sumar la séptima victoria.

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: