DOMINGO DE RESURRECCIÓN (94-81)

No estaba muerto, estaba de parranda. Planasa Navarra derrotó en un gran partido al Quesos Cerrato Palencia (94-81) y demostró que aún tiene mucho que decir en esta LEB Oro. Qué mejor día para reencontrarse con la victoria -y qué victoria- que un Domingo de Resurrección. Porque #EsteEquipoNuncaSeRinde, y aunque muchos lo daban por desahuciado, está más vivo que nunca.

En un excelente ejercicio colectivo de intensidad, sacrificio y concentración, los de Carlos Frade se impusieron al líder de la categoría. Como cabía esperar ante un rival de esa entidad, no fue nada fácil, y el equipo verde fue a remolque durante buena parte del encuentro. Pero, esta vez sí, Planasa Navarra supo blindarse mentalmente y crecerse ante las adversidades para, una y otra vez, reengancharse al partido. Un partido que el cuadro navarro terminó llevándose en un último cuarto espectacular en el que brillaron con luz propia hombres como ‘Yari’ Korolev, Iván García o un decisivo Miki Servera.

La igualdad fue la tónica dominante en los primeros compases del encuentro (4-4, 16-16). Sin embargo, el Quesos Cerrato Palencia comenzó a abrir brecha con mucho acierto desde el perímetro (18-27). Los locales se mantuvieron vivos gracias a la buena labor en la pintura de un Maodo Nguirane que volvió a protagonizar una gran actuación en sustitución del lesionado Óliver Arteaga.

Un buen trabajo defensivo permitió a Planasa Navarra recortar diferencias en un segundo cuarto en el que el ruso Korolev tiró del equipo, acompañado por el acierto de un inspirado Sergio Rodríguez. Se llegó al descanso con un marcador de 40-41 que habría sido más amplio a favor de los locales si estos hubieran tenido un mayor acierto desde la línea de 3 (2/15, 13% de efectividad al descanso).DSC_0030

El momento más delicado para los de Frade tuvo lugar en el tercer cuarto, cuando un par de pérdidas no forzadas y varios fallos defensivos permitieron al equipo de Sergio García alejarse en el luminoso con un parcial de 0-7 (del 48-47 al 48-54). Pero Planasa Navarra, lejos de tirar la toalla, tiró de garra y carácter para negarse a firmar su sentencia de muerte. Un triple de Iván García en la penúltima acción del tercer periodo colocó el 56-62 y fue el prólogo de una remontada para el recuerdo.

Ésta se produjo en un último acto excelso de los verdes, que con el propio Iván García y Korolev como puntas de lanza -el ruso fue el mejor del partido con 24 puntos anotados y 9 rebotes capturados para valorar 30 puntos- lograron igualar el partido (67-67). El éxtasis en el Universitario llegó cuando emergió la figura de Miki Servera para anotar tres triples casi consecutivos y dinamitar el partido (83-74).

A base de tiros libres en los últimos dos minutos, y con un Quique Garrido que se sumó a la fiesta con un triple que cerró el partido, Planasa Navarra consiguió una anotación de récord en el último cuarto -¡38 puntos!- y se llevó una victoria muy importante para mantenerse vivo en la lucha por la permanencia. Una pelea que ahora los navarros afrontarán con las fuerzas renovadas.

La próxima cita, el viernes (21.00 horas) en la pista del segundo clasificado, el Club Melilla Baloncesto, en la antepenúltima jornada de la LEB Oro. Que el triunfo ante el Quesos Cerrato Palencia sea sólo el principio.

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: