El Actel Força Lleida asalta el Anaitasuna (66-76)

Planasa Navarra vio truncada su buena racha en casa al caer derrotado (66-76) ante el Actel Força Lleida. El cuadro catalán asaltó el fortín del Anaitasuna para confirmar que es la bestia negra de los navarros, después de plantear sobre el parqué un encuentro en el que el conjunto local nunca estuvo cómodo.

Los de Joaquín Prado dominaron el ritmo del partido durante tres cuartos, y los de Sergio Lamúa, remando a contracorriente, no pudieron doblegar a su rival al carecer -para colmo de males- del acierto necesario. Así las cosas, el triunfo se fue Lleida para dejar a Planasa Navarra con el balance de victorias y derrotas en 5-6.

Comenzó bien el equipo de casa, reponiéndose con rapidez al triple visitante que abrió el partido y abriendo hueco en el marcador merced a la fructífera conexión Guille Justo-Miki Servera (12-7). Después de un parcial de 8-0, sin embargo, los verdes se vinieron abajo, entraron en una fase de desconcierto y encajaron un 0-11 que devolvió la ventaja a los visitantes (12-18). El Actel Força Lleida supo defender a Óliver Arteaga e hizo sufrir al cuadro navarro, quien además perdió intensidad y sólo pudo volver a enchufarse en el partido con un triple de Iñaki Narros para cerrar el primer acto (17-23).

INB_7794El segundo fue el más igualado de todos. Aunque el comienzo del mismo no hacía presagiar nada bueno, con los catalanes manteniendo las diferencias, un tiempo muerto solicitado por Lamúa lo cambió todo. El equipo navarro recuperó la fluidez y el acierto, apareció la figura de Arteaga, y un parcial 10-0 colocaba el 34-31 en el marcador. Se llegó al descanso con igualdad en el luminoso (36-37).

El Actel Força Lleida salió del vestuario arrollando, con un 2-10 que le colocaba con una franca ventaja (38-47). Renta que, gracias a su buen hacer, lograron mantener hasta el final. No fue una buena segunda mitad de Planasa Navarra, con menos claridad de ideas que su rival, sin la fluidez necesaria en ataque -también sin acierto- y con algunas lagunas de concentración que hicieron imposible la remontada. Para más inri, los catalanes gozaron de un gran acierto exterior de hombres como Simeón o Jorge García, lo que sorprendió a los verdes.

Los navarros lo intentaron con más corazón que cabeza, pero se vieron incapaces de superar el buen trabajo defensivo visitante, se mostraron atascados y sucumbieron ante su planteamiento para terminar firmando la sexta derrota del curso. El próximo viernes, nuevo partido: toca rendir visita al líder de la LEB Oro, el Quesos Cerrato Palencia (21.00 horas).

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: