El Anaitasuna se reencuentra con el triunfo

Planasa Navarra logró un trabajado triunfo ante el Club Melilla Baloncesto (67-72) para dar una alegría a una afición que no veía ganar a su equipo en el pabellón Anaitasuna desde el 28 de diciembre.

Con esta ya son 13 las victorias que acumula el cuadro navarro -las tres últimas consecutivas-, un registro sensacional que le permite continuar en la zona alta de la tabla y, por qué no, soñar con el play-off por el ascenso. Eso sí, aún queda mucho.

Empezó mandando el cuadro visitante, que llevó el peso del partido en el primer cuarto. Los de Alejandro Alcoba tomaron la delantera en el marcador desde el inicio y Planasa Navarra fue siempre a remolque, incapaz de imponer la intensidad defensiva que le viene caracterizando en la presente temporada. A arreones, los de Sergio Lamúa lograron igualar la contienda en dos ocasiones, la última de ellas justo para terminar el primer periodo (19-19).

Mal empezó el segundo cuarto, con un Planasa Navarra que fue incapaz de anotar en los primeros cuatro minutos. Imprecisos en la circulación de balón y sin suerte de cara al aro, los                                                                                    locales llegaron a verse seis puntos abajo (19-25). Pero en cuanto incrementaron su trabajo defensivo y pasaron a dominar el rebote lograron firmar un parcial de 8-0 para colocarse por primera vez por delante (31-27). El la última jugada, sin embargo, un triple sobre la bocina de Joan Tomás tras un error de los verdes puso en ventaja a los visitantes (31-32).

DSC_0149La igualdad fue la tónica dominante en el tercer cuarto, con un Planasa Navarra muy trabajador que llevó el mando durante buena parte de los minutos pero que cedió cuatro puntos de ventaja a su rival antes del último parón (44-48).

Un 2+1 de Jorge Romero nada más comenzar los últimos diez minutos dio alas al equipo navarro, que merced a un triple de Pablo Almazán se volvió a meter de lleno en el partido (50-50). Con un enorme acierto desde la línea de tres por parte de los dos equipos se llegó a los últimos cinco minutos.

Fue entonces cuando varios errores del Club Melilla Baloncesto en la toma de decisiones fueron aprovechados a la perfección por Miki Servera y Dani Bordignon -espectacular mate el del ala-pívot brasileño- para aupar a Planasa Navarra hasta el +5 (66-61), si bien la muñeca caliente de Enric Garrido, que anotó dos triples postreros, puso emoción hasta el final.

Finalmente, el equipo verde, que nunca se rinde y trabaja hasta el final, se impuso a su rival para encadenar tres triunfos consecutivos olvidando el bache del inicio de la segunda vuelta. El próximo partido será el viernes 20 de febrero (21.00 horas) en la pista del campeón de la Copa Príncipe, el Quesos Cerrato Palencia. Todos queremos más.

ESTADÍSTICAS

 

Patrocinan estas noticias: