El Plantío sigue siendo inexpugnable

Planasa Navarra cayó ante el Autocid Ford Burgos (88-60) y sigue sin saber lo que es ganar en El Plantío. Los de Sergio Lamúa realizaron una muy mala primera mitad y ahí perdieron todas las opciones de sacar algo positivo en la pista de un rival que se mostró muy superior y ya mira a la parte alta de la tabla tras tres victorias consecutivas.

Los navarros protagonizaron un primer cuarto para olvidar. Lastrados por las numerosas pérdidas, se vieron arrollados por un equipo que hizo valer su enorme calidad y, sobre todo, su mayor intensidad para abrir distancias en el marcador demasiado pronto (8-0; 19-1). Los de Andreu Casadevall salieron como un vendaval y secaron el ataque de un Planasa Navarra irreconocible que no pudo sumar más de cinco puntos en los primeros diez minutos (24-5). Los verdes mejoraron sus prestaciones en el segundo cuarto, pero aún así estuvieron lejos del nivel al que nos tienen acostumbrados en este curso, imprecisos bajo el aro y blandos en defensa. Así, el Autocid Ford Burgos logró tomar el camino de los vestuarios con 28 puntos de renta (46-18).

El Planasa Navarra serio y aguerrido apareció en la segunda parte, cuando ya era demasiado tarde para arreglar un marcador muy adverso. Los locales llegaron a tener una ventaja de +30, pero los de Lamúa tiraron de amor propio para lograr reducir esa distancia en un tercer cuarto que acabó con 63-40 en el luminoso. A base de triples fruto de la relajación defensiva del Autocid Ford Burgos, los navarros lograron maquillar en los minutos finales un resultado que pudo ser peor (88-60).

Como dato positivo, cabe destacar el debut con la camiseta de Planasa Navarra del escolta Jorge Romero, que disputó 18 minutos anotando cinco puntos. No fue el mejor día para estrenarse, desde luego. Toca pasar página y pensar en el siguiente partido, que será el próximo viernes 5 de diciembre frente al Peñas Huesca (20.30 horas, pabellón Anaitasuna).

ESTADÍSTICAS

 

Patrocinan estas noticias: