MUY VIVOS (79-76)

Planasa Navarra está vivo, muy vivo, a falta de una jornada para el final de la LEB Oro. El equipo verde se impuso al Leyma Basquet Coruña (79-76) en el primero de sus dos partidos a vida o muerte, dejando bien claro que va a luchar por la permanencia hasta el último día.

#EsteEquipoNuncaSeRinde, y volvió a dar muestra de ello sacando adelante un partido muy complicado ante uno de los equipos más en forma de la competición. Eso sí, ganar es más sencillo cuando juegas con un jugador más que tu rival: y es que el pabellón Universitario, abarrotado con más de 2.500 personas, fue el sexto hombre de Planasa Navarra. La grada, totalmente entregada, llevó en volandas al equipo a por una victoria vital en su último encuentro en Pamplona en la presente temporada.

Un triunfo que mantiene intactas las opciones de salvación del cuadro navarro. Tras la derrota de Actel Força Lleida y la victoria de Prat Joventut, ahora los verdes deberán ganar el viernes (21.00 horas) al Cafés Candelas Breogán en Lugo y esperar un tropiezo del equipo barcelonés para permanecer en la LEB Oro.

DSC_0061El partido frente al Leyma Basquet Coruña resultó igualado y muy disputado, sin grandes diferencias en el marcador hasta el tercer cuarto. Planasa Navarra decidió fiarlo casi todo al acierto desde la línea de tres puntos y la estrategia le salió bien: siete triples consiguieron los verdes en la primera mitad, destacando en esa faceta Guille Justo, con tres, y ‘Yari’ Korolev, con dos. Sin embargo, el equipo sufría en defensa ante un rival con uno de los mejores ataques de la competición y se veía incapaz de abrir brecha en el marcador. El primer cuarto terminó 18-19, y fue en el segundo cuando el cuadro navarro logró una renta de +5 (27-22) que le permitió alcanzar el descanso con confianza (42-37).

La salida en tromba de los de Carlos Frade tras el paso por los vestuarios fue una de las claves del partido. Tres triples casi consecutivos -dos de Justo y un tercero de Quique Garrido- lanzaban a Planasa Navarra hasta el +9 (51-42), diferencia que se amplió hasta el +13 mediado el tercer acto (55-42) pero se vio reducida a la mitad tras un buen arreón final del Leyma Basquet Coruña en ese periodo (60-54).

El equipo navarro siguió haciendo bien las cosas en el último acto, liderado por un Korolev que a base de canastas de todos los colores se erigió en el protagonista de los primeros compases del mismo (69-61). Pero el conjunto visitante no había dicho su última palabra: con un parcial de 1-9, los de Tito Díaz lograron empatar la contienda (70-70) a poco más de dos minutos del final.

Y en el momento decisivo, en el instante más crítico, apareció Iñaki Narros -¿quién si no?-. El capitán de Planasa Navarra, en una emocionante demostración de carácter, se lanzó al suelo a por un balón imposible, forcejeó con varios rivales, salió vencedor de la lucha y convirtió lo que parecía una pelota pérdida en una agónica asistencia para que Korolev, desde la esquina, anotase de tres (73-70).

La otra piedra para construir la victoria la puso Miki Servera con un triple -¡el 14º!- a 15 segundos de la bocina (77-72) que hizo estallar al Universitario, que contenía el aliento ante la combatividad del equipo gallego, que nunca se dio por vencido. Al final, victoria (79-76) y fiesta grande en la grada, donde atronó el cántico que se ha convertido en el grito de guerra de Planasa Navarra: ¡#EsteEquipoNuncaSeRinde!

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: