NO PUDO SER (90-72)

No pudo ser. Planasa Navarra cayó en casa del Cafés Candelas Breogán en la última jornada de la fase regular de la Liga LEB Oro (90-72) y no pudo conseguir el objetivo de la permanencia.

Una victoria en el Pazo dos Deportes le habría bastado al equipo navarro para mantener la categoría, ya que también perdieron sus dos rivales directos: Prat Joventut en Ourense (85-76) y Actel Força Lleida en A Coruña (100-86). Sin embargo, los verdes se vieron superados en Lugo y no pudieron lograr un buen resultado, quedando condenados a la penúltima posición de la clasificación y descendiendo a LEB Plata por el basket-average.

Planasa Navarra puso intensidad y ganas, pero se mostró atenazado por los nervios en los momentos clave, estuvo blando en defensa y todo eso redujo sus opciones en tierras gallegas. Enfrente, un Cafés Candelas Breogán que atraviesa un momento dulce -ya suma seis triunfos consecutivos- y fue letal desde el perímetro para romper el partido demasiado pronto -con 64% de acierto en tiros de tres mediado el segundo cuarto-. Los de Carlos Frade tuvieron que remar a contracorriente, y aunque no tiraron la toalla hasta que sonó la bocina, fueron incapaces de oponer una resistencia real a su rival.

IMG_6012_resizedNo empezó nada mal el conjunto verde, que con dos triples de Iñaki Narros y un tercero de ‘Yari’ Korolev volteó un marcador adverso (5-0) para ponerse por delante (11-15). Pero fue entonces cuando comenzó a fallar el trabajo defensivo de los navarros, lo que unido a la extraordinaria puntería de los locales desde la línea de 6’75 se tradujo en un parcial de 15-2 (26-17) y en un marcador de 28-19 al final del primer cuarto.

Continuó el festival de triples de los gallegos en el segundo periodo, y la brecha en el luminoso se fue ampliando cada vez más (40-24, 48-30). La endeblez defensiva de Planasa Navarra, que encajó 54 puntos en la                                                                                                   primera mitad, no ayudó a que las distancias se redujeran de forma significativa, si bien los de Carlos Frade llegaron al descanso con opciones y sin intención de rendirse (54-41).

Pero el equipo navarro fue incapaz de realizar su juego en una segunda parte en la que estaba obligado a remontar. Los verdes, tal vez superados por la presión o quizás presos de la ansiedad al verse por debajo en el marcador mientras corría el crono, estuvieron imprecisos en la circulación del balón, precipitados y muy fallones ante el aro contrario. Lo intentaron a base de triples, pero éstos no querían entrar, y la renta del Cafés Candelas Breogán se veía inalterada (73-67).

Con corazón, los visitantes pelearon hasta el final, a pesar de ser conscientes de que la permanencia se les escapaba de entre los dedos. Pero no pudo ser, y sin cumplir la única condición que estaba en su mano para lograr el objetivo, el cuadro navarro terminó condenado (90-72).

Así, de la peor manera, concluye una temporada irregular de Planasa Navarra. Toca analizar los errores cometidos y ponerse a trabajar pensando en el próximo curso. Pero lo primero es pedir perdón a la afición, porque el equipo no ha estado a su altura. Y por supuesto, darle las gracias por su apoyo incondicional en esta temporada complicada.

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: