Queda trabajo por delante (83-54)

HLA LUCENTUM-BASKET NAVARRA [83-54]

El nuevo Basket Navarra comenzó su andadura en la LEB Plata con una derrota (83-54) ante el HLA Lucentum. En su debut, el cuadro navarro acusó la falta de rodaje lógica tras una pretemporada complicada, lo que unido a la escasa rotación y a la entidad del rival se tradujo en un resultado muy adverso que confirma una cosa: al equipo le queda mucho trabajo por delante.

Los de Joaquín Prado tan sólo pudieron plantar cara al HLA Lucentum durante los dos primeros cuartos, a pesar de un mal inicio que sin duda marcó el devenir del partido. Después, tras el paso por los vestuarios, los alicantinos plasmaron su superioridad sobre el parqué -merced, entre otras cosas, a su mayor rodaje y profundidad de banquillo- y dejaron claro que este año pretenden estar arriba peleando por algo importante.

Los navarros comenzaron mal. Las imprecisiones y los despistes propios del primer partido de la temporada desembocaron en un 12-0 que obligó a Prado a parar el encuentro. El tiempo muerto pareció surtir efecto en los rojos -ayer vestidos con su nueva segunda equipación, de color negro-, con el capitán Iñaki Narros y ‘Max’ Hopfgartner liderando un parcial de 2-9 que igualó las fuerzas (14-9). Y aunque el conjunto navarro se entonó en los últimos compases del primer acto, con un trabajo defensivo inexistente hasta entonces, dos triples consecutivos del HLA Lucentum pusieron el +10 para concluir el periodo (22-12).

HLA Lucentum-Basket Navarra (2)Una distancia en el luminoso que se mantuvo casi invariable durante un segundo cuarto en el que Basket Navarra mostró una mejoría sustancial. La aparición de un activo Dylan Poston y el acierto de Narros desde el perímetro mantuvieron vivo al cuadro visitante, quien sin embargo fue incapaz de acercarse más en el marcador al conceder numerosas segundas oportunidades a un rival que fue netamente superior en el rebote. Un parcial de 2-10 colocaba el 39-31 y hacía soñar a los de Prado, pero una inoportuna pérdida y un triple sobre la bocina del local Aramburu derivaron en el 43-31 con el que se llegó al descanso.

Hasta ahí aguantó un Basket Navarra que acusó el cansancio y la falta de rotación en la segunda parte -como se recordará, Adrián García no viajó a Alicante por culpa de una lesión; además, Carlos Almendros tampoco jugó al arrastrar molestias-. Aunque un triple de Adrián Fuentes redujo la renta local (45-34) nada más comenzar el tercer acto, el HLA Lucentum enseguida metió la directa para romper el partido de forma definitiva. Los de Miguel Ángel Zapata, mucho más rodados y con unos extraordinarios porcentajes de acierto, no dieron opción a un adversario que, pese a pelear, no pudo resistir.

El último cuarto sobró para un Basket Navarra sin brújula y sin luz que se fue diluyendo como un azucarillo frente a un adversario muy cómodo que se limitó a ir ampliando las distancias en el marcador, sobre todo gracias a su puntería desde la línea de tres. Este último acto, un despropósito de los navarros, sirvió tan sólo para colocar en el luminoso el 83-54 final.

Toca levantar la cabeza y seguir trabajando. El viernes (20.30 horas) será otra historia: Basket Navarra se estrena ante su afición en el pabellón Universitario de Pamplona recibiendo al Ametx Zornotza en la segunda jornada de la LEB Plata. #IRRENDIBLES

__________

HLA LUCENTUM Marzo (7), Lobo (9), Méndez (5), Ferguson (16), Aramburu (17) -quinteto inicial-, Balogun (11), Martín, Solsona (9), Rejón (3), Nikolic (5), Arcos (1) y Ortín.

BASKET NAVARRA Fuentes (7), Urdiáin (2), Narros (16), Hopfgartner (12), Hidalgo (6) -quinteto inicial-, Poston (8), Zabalo, Bleeker (1) y Vázquez (2).

PARCIALES 22-12, 21-19 (43-31), 19-12 (62-43) y 21-11 (83-54).

ESTADÍSTICA

AUDIO | POSTPARTIDO JOAQUÍN PRADO

 

FOTOS: JOSÉ F. MARTÍNEZ (FUNDACIÓN LUCENTUM)

 

Patrocinan estas noticias: