Remar para ahogarse en la orilla

Planasa Navarra cosechó una dolorosa derrota en la pista de Prat Joventut (70-69) y sigue sin conocer la victoria en el año 2015.

A pesar del enorme trabajo del equipo, que compitió durante todo el encuentro, logró remontar un marcador adverso y demostró tener capacidad para vencer pese a la ausencia de su jugador referencia en la primera mitad de la Liga, el triunfo se lo llevó sobre la bocina el cuadro local, quien supo gestionar mejor los últimos segundos para romper su mala racha y respirar más tranquilo.

Ambos equipos le imprimieron al partido un ritmo endiablado en los primeros compases. Fue Planasa Navarra quien se encontró más cómodo en ese toma y daca, consiguiendo las primeras ventajas y llegando a mandar con ocho puntos de renta (4-12).

El punto de inflexión en un encuentro rápido y loco llegó cuando Iván García anotó para colocar en el luminoso el 11-16. A partir de entonces la suerte comenzó a dar la espalda a los navarros a la hora de anotar, algo que aprovechó el conjunto local para ponerse por delante tras un parcial de 8-0 que le permitió afrontar el primer parón con una mínima ventaja (19-18).

La sequía anotadora del conjunto de Sergio Lamúa siguió en el segundo cuarto, periodo en el que el equipo verde, totalmente bloqueado en ataque, sólo pudo sumar diez puntos. Ese inusual desacierto, unido al juego rápido y eficaz de Prat, se tradujo en la máxima renta del encuentro para el equipo local: +12 (37-25).

Un arrollador comienzo en el tercer cuarto, con un Iván García estelar desde la línea de tres, dio alas al equipo navarro, que llegó a los últimos minutos con opciones de hacerse con el triunfo al verse sólo un punto por debajo (50-49). Con la igualdad como tónica dominante en el luminoso emergió la figura de Pablo Almazán, quien firmando nueve puntos consecutivos desequilibró el partido para dar a Planasa Navarra una buena ventaja a falta de un minuto para el final (63-65).

Pero los verdes no supieron jugar los últimos segundos y terminaron sucumbiendo ante un rival que nunca tiró la toalla. El equipo de Sergio Lamúa tuvo en sus manos la victoria en la última jugada, pero esta vez en la moneda salió cruz y el triunfo se quedó en El Prat. El partido podría resumirse en una frase: remar para ahogarse en la orilla.

Planasa Navarra intentará volver a la senda del triunfo y buscará la undécima victoria -la primera del 2015- ante el Unión Financiera Oviedo el próximo viernes en el pabellón Anaitasuna (20.30 horas).

ESTADÍSTICAS

 

Patrocinan estas noticias: