Un buen inicio no es suficiente

Planasa Navarra cayó estrepitosamente en la cancha del Oviedo (99-70). Después de un buen inicio, los de Jareño se marcharon del encuentro para no volver. 

Al igual que en Málaga, el equipo volvió a salir enchufado y adquirió las primeras ventajas del encuentro. Hasta ahí. A partir del segundo cuarto, Planasa desapareció del Pumarín. Atascados en ataque y desconectados en defensa, los navarros vieron como Oviedo se iba hasta los 17 puntos de ventaja cuando apenas unos minutos antes los que mandaban en el marcador.

Un buen parcial en el último minuto (0-7) metió a los navarros en el partido antes del descanso. Pero las esperanzas se diluyeron cuando Álvaro Muñoz destrozó el aro visitante una y otra vez en los dos primeros minutos del tercer cuarto.

A partir de ese momento, Planasa desapareció del encuentro, algo que hasta ahora no había ocurrido y que esperemos que no vuelva a suceder, permitiendo que los locales disfrutaran y rozaran la centena de puntos.

El jueves que viene el equipo hará todo lo posible para resarcir a nuestra afición.

Patrocinan estas noticias: