Un triunfo para seguir creciendo (68-62)

Planasa Navarra ya conoce el sabor de la victoria en esta LEB Oro tras imponerse en el pabellón Anaitasuna al Peñas Huesca (68-62) en un encuentro trabajado e igualado.

El primer triunfo de la temporada llegó de la mano del buen trabajo defensivo, el pilar maestro sobre el que debe cimentarse todo. El paso adelante del equipo de Sergio Lamúa a nivel de intensidad, concentración y fortaleza mental se tradujo en un buen resultado que debe servir a los navarros para seguir creciendo. Porque con victorias se construye mejor.                                                                                                                                                                                                      Planasa Navarra demostró desde el principio sus ganas de dar una alegría a su afición y a sí mismo. Aunque el Peñas Huesca comenzó teniendo el control, el cuadro local no tardó en voltear unos primeros marcadores adversos para ponerse por delante y lograr una buena renta. Un parcial de 9-0 con protagonismo de Óliver Arteaga y Guille Justo puso el +7 para los verdes (19-12), aunque un último arreón de los visitantes dejó la diferencia en cuatro puntos al final del primer cuarto (24-20).

Esa ventaja se disipó en un segundo periodo en el que los navarros sufrieron un enorme atasco ante el aro rival. Seis minutos de sequía anotadora permitieron al Peñas Huesca devolver un duro parcial a su rival (0-13, del 26-20 al 26-33) y colocarse por delante con un destacado Jorge Lafuente. Un triple de Joaquín Bonhome rompió la mala racha de Planasa Navarra para volver a meter al equipo en el partido antes del descanso (35-39).

Dos triples de Iñaki Narros al comienzo del tercer cuarto volvieron a poner en ventaja a los de Lamúa (45-43) justo antes de que el encuentro entrase en una fase de imprecisiones sin anotación que concluyó con el 50-47 con el que se llegó al último parón.

Con una muy buena defensa, Planasa Navarra consiguió mantenerse por delante en el luminoso durante los últimos diez minutos, periodo en el que emergieron las figuras de Miki Servera y Óliver Arteaga -el pívot canario fue el MVP del partido con 21 puntos anotados y 30 de valoración-. Así, con una segunda mitad en la que el Peñas Huesca tan sólo fue capaz de anotar 23 puntos, el triunfo se quedó en el Anaitasuna. El buen trabajo al fin dio sus frutos.

La próxima oportunidad para seguir creciendo se presenta el próximo sábado, 31 de octubre (18.15 horas), en la pista de Prat Joventut.

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: