Una victoria que marca el camino (89-88)

Planasa Navarra se reencontró con la victoria en un partido igualadísimo y muy emocionante ante el Unión Financiera Baloncesto Oviedo en el pabellón Universitario (89-88).

Un triunfo que tiene una gran importancia. Primero, porque permite al equipo coger aire en la clasificación de la LEB Oro, alejando un poco más la zona peligrosa. Y segundo -y más importante-, porque se trata de una victoria que marca el camino a seguir de aquí en adelante. El camino que quiere el nuevo capitán del barco, Carlos Frade, y que no es otro que el de la intensidad, el esfuerzo, la mentalidad positiva y el no rendirse nunca: los cimientos del buen resultado conseguido en el regreso al Universitario. Un pabellón que ya conoce el triunfo.

Tras 40 minutos en los que la igualdad fue la tónica dominante, el encuentro ante el Unión Financiera Baloncesto Oviedo se marchó a la prórroga -la tercera de la temporada para Planasa Navarra, todas con victoria-. Ya en el tiempo extra se mantuvo el guión, de manera que el partido se resolvió en otro final de desfibrilador. Bandeja de Ferrán Bassas para los visitantes, 87-88 y 2’4 segundos por delante. Tiempo muerto, la pizarra de Frade dicta jugada y el equipo ejecuta a la perfección: Miki Servera la filtra para Iñaki Narros y el capitán, a ¡9 DÉCIMAS! para la bocina, consigue anotar bajo el aro. 89-88, falla Oviedo y premio.

Delirio en la grada y también en la pista, donde los jugadores de Planasa Navarra no pudieron contener su emoción al sumar un triunfo muy necesario. Gran victoria, porque ya tocaba y por cómo se produjo. Y es que otro resultado no habría hecho justicia a lo visto sobre el parqué: un equipo serio, sólido y con ganas de rehacerse. Un equipo intenso y rápido, capaz de oponer resistencia a un rival en racha planteándole un partido incómodo, provocando sus errores y manteniéndose siempre vivo en el marcador.

DSC_0608Un marcador que mostraba un 18-18 al final del primer cuarto, un 39-42 al descanso -gracias a un triple sobre la bocina del visitante Andrés Miso para deshacer la igualdad-, un 61-61 al terminar el tercer periodo -merced a un nuevo triple postrero de los asturiano , esta vez de Hearst- y un 81-81 al final del tiempo reglamentario. Más igualdad imposible, si bien dentro de la paridad Planasa Navarra llevó el peso en el juego y en el luminoso, sobre todo en el segundo y tercer cuarto, donde llegó a gozar de ciertas ventajas (35-30; 59-55).

‘Yari’ Korolev, cada vez más asentado y muy acertado desde el perímetro, fue quien tiró del equipo en el primer acto. Precisamente un mate suyo neutralizó el buen inicio de Oviedo (8-8), y un triple del ruso puso a los verdes por primera vez por delante (11-10). A la fiesta de Korolev -21 puntos, 8 rebotes, 23 de valoración- se sumaron más adelante hombres como Óliver Arteaga -16 puntos, 11 rebotes, 24 de valoración- y un brillante Sergio Rodríguez que mantuvo con vida al equipo en los momentos más críticos del último cuarto. Destacados también los números del canario: 19 puntos y 18 de valoración.

Y el que siempre aparece, y precisamente cuando el equipo más lo necesita, es Iñaki Narros. El navarro ejerció de capitán para, en una jugada maestra cuando el partido agonizaba, llevar a buen puerto el gran trabajo realizado por todo el equipo durante la totalidad del encuentro. Su canasta en la prórroga, dedicada a su hija recién nacida, vale una victoria vital y que permite mirar al futuro con más optimismo que nunca.

Planasa Navarra no volverá a afrontar un partido de la LEB Oro hasta dentro de 15 días, cuando reciba de nuevo en el Universitario al Barcelona Lassa B (viernes 4 de marzo, 20.30 horas). Este parón está motivado por el aplazamiento del encuentro de la próxima jornada -la 23- ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, duelo que se disputará el miércoles 23 de marzo.

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: