Vuelta a la senda del triunfo (72-65)

Planasa Navarra regresa a la senda del triunfo con una trabajada victoria ante el Cáceres Patrimonio de la Humanidad en el pabellón Anaitasuna (72-65). Un triunfo merecido tras un partido en el que los de Sergio Lamúa fueron superiores a su rival y tuvieron el control del juego y del marcador en todo momento, algo que no evitó que pasasen por algunos apuros en la recta final.

Es la cuarta victoria del equipo navarro, que iguala su balance de triunfos y derrotas en el presente curso (4-4) y confirma que sigue creciendo, con cuatro resultados positivos en las últimas cinco jornadas de la competición. Se trata, además, del tercer triunfo consecutivo en el Anaitasuna, donde los verdes quieren hacerse fuertes en una Liga que destaca por su enorme igualdad.

La primera mitad del encuentro ante Cáceres siguió un guión favorable a los locales. Planasa Navarra supo imponer su buen hacer ante un rival atenazado por los nervios derivados de la mala racha que atraviesa. Con intensidad, velocidad y acierto -y con una destacada actuación del joven Iñigo Zabalo, titular-, los de Lamúa consiguieron las primeras ventajas en el marcador (9-2, 11-6). Supieron cerrar bien el tiro exterior del equipo extremeño, uno de sus puntos fuertes, y siempre mantuvieron su renta en torno a los cinco puntos.

El Cáceres se mantuvo en el partido gracias a su acierto en momentos clave como el final de los dos primeros cuartos. Dos triples de Álvaro Frutos sobre la bocina de ambos actos -espectacular el segundo, desde el centro del campo- permitieron a su equipo soñar. El primero fue el 17-15 con el que terminó el primer periodo, y el segundo el 35-32 con el que se alcanzó el descanso.

DSC_0410El tercer cuarto tuvo un nombre propio: Óliver Arteaga. El pívot canario enchufó su ‘modo MVP’ para anotar canastas de todos los colores y comenzar a hinchar unos números que le permitieron terminar el encuentro con 35 de valoración -27 puntos y 8 rebotes-. En ese toma y daca del que salió ganadora la conexión Servera-Arteaga, sin embargo, Planasa Navarra no fue capaz de abrir la brecha definitiva en el marcador con algunas malas decisiones. Se llegó al último parón con 53-45 en el luminoso.

Un parcial de 4-11 nada más comenzar el último cuarto colocó el 57-56 y puso los nervios en la grada del Anaitasuna. Cáceres creció y se lo creyó, pero un triple de Iván García dio aire a los navarros (60-56). Los del ‘Ñete’ Bohigas                                                                                           siguieron intentándolo, incluso dispusieron de un par de posesiones para empatar o ponerse por delante, pero no estuvieron acertados y la victoria se quedó en casa. Un triunfo sufrido al final pero justo a tenor de lo visto en el parqué.

Dentro de una semana, nuevo partido. Será el próximo domingo, 22 de noviembre, ante el Barça Lassa B en la Ciutat Esportiva Joan Gamper de Barcelona (18.00 horas).

ESTADÍSTICA

 

Patrocinan estas noticias: